El uso de la validación en terapia

Stephanie Vaughn, PsyD

Last updated: Febrero 27, 2019 at 23:10 pm
 

  • Los tres tipos de validación son emocional, conductual y cognitiva.
  • No utilices la validación inmediatamente después de conductas problema que se mantienen por la validación.

 


Hay muchas cosas que es importante tener en cuenta cuando se usa la validación en terapia pero, en primer lugar, es importante considerar el momento oportuno. No querrás utilizar la validación inmediatamente después de conductas problema que se mantienen mediante la misma. En otras palabras, la conducta continúa porque la validación es el combustible. No queremos reforzarla accidentalmente, por lo que debemos ser conscientes de cómo recibe la validación y qué sucede con la conducta. ¿Está aumentando, disminuyendo, o se mantiene igual?


Deberás saber cuándo usarla y cuándo detenerte. Como aprendiste en el último video, no es necesario validar todo. Y, aunque necesitemos esas estrategias de validación para compensar las estrategias de cambio, al principio vamos a utilizar mucha más validación, pero con el tiempo, la iremos disminuyendo. Tiene que disminuirse con el tiempo sino será como mantener las rueditas de entrenamiento en la bicicleta. Tenemos que ser capaces de quitarla para que la persona finalmente aprenda cómo validarse a sí misma.
Por lo tanto, la validación puede ser un comentario como que es comprensible o podría ser el contexto de toda una sesión. Una vez pasé toda una sesión validando a un paciente. Fue mi primer paciente durante mi práctica. Y el paciente estaba extremadamente enojado con el personal de la recepción porque se habían equivocado con las citas. Esto no fue mi culpa y, al mismo tiempo, decir que no fue mi culpa no iba a hacer ninguna diferencia más que empeorar el problema. Así que me acomodé. Hacía poco tiempo me había entrenado en validación y decidí que ese iba a ser mi entrenamiento del día, practicaría la validación a como diera lugar. Así que validé durante toda la sesión hasta los últimos 10 minutos en los que el paciente se disculpó por quejarse durante todo el tiempo y seguimos trabajando juntos de manera muy eficaz. Por lo tanto, de manera óptima, no necesitarás validar una sesión completa porque necesitamos poder usar algunas de las estrategias de cambio, pero también es posible validar en toda una sesión.


Estos son los diferentes tipos de validación: emocional, conductual y cognitiva.


La validación emocional supone validar sin intensificar la emoción. Y la manera de hacer esto es enfocarse en las emociones primarias que el paciente esté experimentando. Hablamos de emociones primarias a diferencia de emociones secundarias. La ira es una emoción secundaria bastante común. La gente se siente enojada. Tendrán un poco más de dificultad para reconocer la tristeza o el dolor o la pérdida que está por debajo. Entonces, cuando validamos, podemos tratar de identificar esas emociones subyacentes como una manera de reducir la intensidad de la respuesta emocional. Si estamos validando la ira, podría ser útil, pero lo sería aún más el validar el dolor subyacente que realmente puede cambiar la percepción del paciente y permitirle prestar atención a los matices de todas las emociones que experimenta ayudándolo a mejorar su capacidad para identificar una variedad de emociones en cualquier situación. Queremos identificar las emociones sin juzgar y le ayudamos dándole el concepto de emociones primarias y secundarias. Eso sería algo que enseñamos explícitamente.


La validación emocional también le permitirá expresar emociones. El simple hecho de permitir que alguien llore o dejar que se exprese mientras escuchas, aclaras e identificas emociones. No estamos tratando de cambiarlas todo el tiempo. No les estamos dando el mensaje de que necesitan detenerse, que necesitan sentirse mejor o que necesitan regularse. Los terapeutas de DBT deben ser flexibles en ese sentido porque sí, a veces, los ayudamos a bajar y regularse, particularmente al principio, pero tenemos que ser conscientes, muy conscientes de esos momentos en los que expresar emociones y sentirlas profundamente durante la sesión es adaptativo y una experiencia normal. Por lo tanto, no queremos estar constantemente prestando atención a que se sientan mejor.
La validación emocional es algo que podemos hacer cuando leemos correctamente sus emociones. Podemos imaginar ser el paciente en una circunstancia similar. Una de las preguntas que me hago es ¿he estado en una situación similar a esta de alguna manera? Si no lo he estado, no me fijo tanto en el contenido sino más bien en la situación en sí misma y las circunstancias. Dejando el contenido a un lado, ¿te imaginas estar en la misma posición? ¿Cómo se siente? De acuerdo a lo que sabes que probablemente podría pensar y cómo se siente, ¿puedes comunicar que su perspectiva es comprensible? ¿Puedes en esencia leer su mente? Y por supuesto, no somos lectores de mentes. Y en DBT y en cualquier circunstancia, a menudo podemos ponernos en el lugar de la otra persona e imaginar qué pensamientos pasan por su cabeza o qué sentimientos tiene. Y luego podemos articularlos y verificar si lo comprendimos, comprobar que entendemos las cosas correctamente, que lo entendemos. Podemos decir directamente que eso tiene sentido o que lo entendemos. Ese sería un ejemplo de validación emocional.


Sincerarse. Sincerarse no es como contar la historia de cómo te sucedió algo. No hay nada malo con eso en sí mismo. Pero cuando hablamos de validación emocional, sincerarse puede ser reírse cuando una persona cuenta una historia graciosa o llorar, dejar que una lágrima caiga cuando una persona cuenta una historia emocionalmente desgarradora, tendrías que ser un Grinch de corazón duro para no tener alguna experiencia emocional mientras la escuchas. Esas expresiones emocionales son en realidad sincerarse y ese es un tipo de validación emocional.


La siguiente es la validación conductual. Y utilizamos la validación conductual en cada sesión. La usamos cuando estamos viendo el registro diario. Recibimos el registro diario al comienzo de la sesión, revisamos las conductas del paciente y vemos una descripción de lo que sucedió durante la semana anterior, una descripción de las conductas en las que incurrió, adaptativas o desadaptativas. Y les comunicamos que son comprensibles, independientemente de si fueron hábiles o no. Por ejemplo, es comprensible que te cortaras antes de la entrevista porque realmente necesitabas estar enfocado y eso te ha funcionado antes.


Repito, hay una línea muy delgada entre reforzar y validar. Es importante que no refuerces. Al mismo tiempo, es muy importante que no invalides al punto en que el paciente ya no esté dispuesto a compartir cosas contigo y piense que simplemente no lo entiendes y tal vez tenga miedo de decirte las cosas o que las falsifique en el registro diario. Es importante que seas capaz de hacerle entender que eres una persona que lo entiende. Describir su comportamiento sin juzgar y sin implicar cuál fue la intención puede ser validante en sí mismo. Siendo muy concretos y prácticos, diciendo algo como bueno, entonces usaste una afeitadora de emergencia que guardabas en la guantera, sin ponerte demasiado intenso o tratando de hacer algo al respecto, si simplemente repites los hechos de la situación, puede ser un tipo de validación, es decir, validación conductual.


Lo siguiente es la validación cognitiva. Esto sucede cuando el terapeuta reconoce e identifica las suposiciones, creencias, reglas y expectativas subyacentes del paciente, y luego los articula y encuentra la validez en ellas.


Esto nuevamente implica leer la mente. Y también observamos patrones que podemos haber detectado a lo largo del tiempo al tratar a esta persona o simplemente patrones que conocemos sobre los seres humanos en general. Por ejemplo, si utilizamos el mismo ejemplo de la entrevista, no fuiste a la segunda entrevista porque sentiste que no te lo merecías después de todo. Eso sería leer la mente basado en lo que este terapeuta sabe sobre el paciente, que tiene problemas relacionados con la sensación de que no se merece ciertas cosas. O el terapeuta podría responder, ¿tienes ganas de darte por vencido? De esta manera nos imaginamos cómo sería haber tenido una entrevista, haber tenido una historia de autoagresiones y dificultades emocionales, haber estado entusiasmado con esta entrevista pero haberse sentido tan nervioso y emocionalmente desregulado que necesitaba hacer algo al respecto. Y así, aunque “se supone que no debería” estar haciendo esto, tiene estas dos alternativas. O bien perder la oportunidad a futuro, el trabajo que quiere, esta entrevista o recurrir a algunas conductas antiguas desadaptativas.
Es comprensible que vuelva a lo que ya conoce. Entonces, va a hacerse daño a sí mismo e inmediatamente, como sabemos, aparece el arrepentimiento o el sentimiento de fracaso y luego el diálogo interno guau, te cortaste justo antes de una entrevista y crees que mereces este trabajo. ¿Por qué no lo dejas y te vas a casa? Podemos imaginar ese tipo de cosas. Si tenemos ese tipo de información previa sobre el paciente, es decir, que estos son los tipos de patrones que podrían generarse, entonces podemos adivinar cómo se sentirá a continuación. Sí, consideraría la posibilidad de darse por vencido y simplemente resignarse a no poder conseguir un trabajo o incluso sentirse suicida.


Entonces, la dialéctica que utilizaremos aquí con la validación es que usamos la validación y el cambio. Entonces, como terapeuta, piensas y validas que sí, podemos estar casi seguros que eso es lo que está pensando. Y también piensas que pueden haber algunas cosas que podríamos intentar para que se enfoque sin necesidad de que se corte. ¿Podríamos hablar de un par de ellas? Aquí puedes ver cómo validamos y luego nos movemos hacia la posibilidad de cambio. En el siguiente video, discutiré los seis niveles de validación. Y en teoría, es posible validar cualquier cosa en alguno de estos seis niveles.


Puntos clave:
Los tres tipos de validación son: emocional, conductual y cognitiva.
No utilices la validación inmediatamente después de conductas problema que se mantienen mediante la validación.

DBT en práctica: lo esencial

Pronto lanzaremos el curso dictado por la Dra. Stephanie Vaughn cubriendo los aspectos esenciales de la terapia DBT.

Este curso está acreditado por la American Psychological Association.