ES-logo-color

Estructura estándar de DBT: pre-tratamiento más otros 4 componentes

Stephanie Vaughn, PsyD

Last updated: August 28, 2018 at 13:50 pm

 

  • Todos los pacientes inician en pre-tratamiento
  • Pre-tratamiento
  • No hay pacientes involuntarios
  • Sesiones semanales de terapia individual y grupales
  • DBT individual incluye, el registro diario, análisis en cadena, priorización de metas y evaluaciones formales
  • 4 modos de DBT: individual, grupal, supervisión en equipo y comunicación entre sesiones
  • El acuerdo típico con adultos es de 1 año
  • La estructura es diferente para adolescentes

 


La estructura estándar de DBT incluye un período de pre-tratamiento.
Aquí es cuando el paciente y el terapeuta determinan si pueden trabajar juntos y si el paciente está ingresando de manera voluntaria a un plan de DBT.
En las primeras dos o tres sesiones, el terapeuta y el paciente discutirán los términos de DBT, sus diferencias con la terapia estándar o TCC y discutirán los acuerdos entre paciente y terapeuta en DBT.
Las partes más significativas de esos acuerdos implican el “acuerdo de caballeros” de permanecer en terapia por un año. Un año es el requisito mínimo de compromiso en DBT con adultos.
Otro acuerdo importante implica que el paciente renuncie a la auto-agresión e intentos de suicidio durante un período de tiempo. La renuncia no implica que un paciente será echado si se auto-lesiona o si tiene un intento de suicidio. Daremos más aclaraciones sobre los acuerdos entre terapeuta y paciente más adelante.

 


Una vez que ha finalizado el pre-tratamiento y se firman los acuerdos, el paciente ingresará en fase uno.
La fase uno es la fase más conocida de DBT. Es de la que más se habla e implica lograr mantener las conductas del paciente bajo control.
Hay cuatro modos de terapia o hay cuatro modos de DBT. Una supone terapia individual.

 


Entonces, la terapia individual es solo una parte. Supone sesiones semanales, está estructurada. Implica la mayor capacitación para el terapeuta. Para ser un líder de grupo no se requiere tanto entrenamiento, pero un terapeuta individual, necesita conocer muy bien una variedad de diferentes partes de DBT y TCC.
En una sesión individual que está estructurada, hay tareas cada semana y el registro diario en DBT es una de ellas.
El terapeuta individual se involucrará con el cliente en la realización de análisis en cadena varias veces en cada sesión en la fase uno. El terapeuta individual priorizará las metas. Lo más importante a abordar -bien sea que podamos o no discutirlo con el paciente que trae muchos detalles de los que quisiera hablar- está determinado por una jerarquía de metas que discutiremos más adelante.
Además, en la terapia individual queremos realizar evaluaciones formales y hacer seguimiento de datos. Por ejemplo, en una sesión individual con un paciente que podría haber aumentado su pensamiento suicida, haríamos una evaluación formal llamada Protocolo de evaluación de riesgo de Linehan. Entonces ese sería un ejemplo de una evaluación formal que se requiere en DBT.

 


El siguiente componente después de la terapia individual es el entrenamiento de habilidades en grupo. Esto es absolutamente necesario. De hecho, nuevas investigaciones sugieren que el entrenamiento de habilidades en grupo es útil en sí mismo, independiente de DBT individual. El entrenamiento de habilidades en grupo consiste en un grupo psico-educativo semanal de una hora y media a dos horas y media de duración.
En un grupo de DBT hay entre 3 y 10 personas y eso determinará cuánto tiempo lleva. Que sea entre una hora y media y dos horas y media, de alguna manera estará determinado por la cantidad de pacientes que tiene ese grupo. Hay cuatro módulos en el grupo y mindfulness es el más popular y más conocido de todos. Pero también hay otros tres que podremos analizar con más detalle más adelante.

 


Ya vimos el componente individual, grupal, y otro componente es la comunicación entre sesiones. Ahora, la comunicación entre sesiones puede existir en diferentes formas. Podría ser coaching telefónico. Podría ser que el paciente tuviera un terapeuta individual en una unidad residencial, entonces tendría acceso a alguien en todo momento entre sesiones. Esta es una posibilidad de comunicación entre sesiones de 24 horas. Si estuviera haciendo terapia individual, el paciente tendría que tener su número de celular personal. Podría llamar. Podría enviar un mensaje de texto. Podría enviar un correo electrónico. Ser capaz de administrar y establecer límites en torno a ésto es una herramienta clave en DBT. Cualquier violación o problema que surja alrededor de ello, se interpreta como la denominada conducta que interfiere con la terapia. Las conductas que interfieren con la terapia son otro concepto que podemos ver con más detalle en otro momento. Entonces, para el terapeuta es extremadamente importante observar los límites cuando se trata de la comunicación entre sesiones y eso es en parte por lo que el terapeuta individual necesita conocer bien todos los principios de DBT en la teoría y en la práctica.

 


El componente final en DBT es lo que se conoce como reuniones de supervisión en equipo. Y estas son reuniones semanales que duran entre una hora y dos horas entre todos los miembros del equipo que trata al paciente. Y dentro de la perspectiva de DBT, el tratamiento de un paciente en DBT requiere un equipo. Y entonces su equipo podría ser el terapeuta individual, el líder del grupo, el co-líder del grupo, quien provee la medicación y/o posiblemente un nutricionista o cualquiera que esté dispuesto y pueda unirse al grupo que trata al paciente. Y el objetivo de esto es, en parte, dar apoyo a quienes proveen el tratamiento del cliente. Y a menudo, los proveedores que están llevando a cabo DBT necesitan apoyo adicional. Por lo tanto, es parcialmente un apoyo para los terapeutas. También es un foro para poder discutir casos y aplicar los principios DBT. Y también es una forma de aprender más sobre DBT y reforzar algunas de las prácticas de grupo que todos y cada uno de los proveedores necesitan ellos mismos practicar.

 


Los puntos clave de esta charla son: Todos los pacientes comienzan en pre-tratamiento. El pre-tratamiento implica que el terapeuta y el paciente acuerdan trabajar el uno con el otro. No hay pacientes involuntarios. Hay terapia individual semanal y grupo semanal. DBT individual incluye: el registro diario, análisis en cadena, priorización de metas y evaluaciones formales. Cuatro modos en DBT: terapia individual, entrenamiento de habilidades en grupo, reuniones de supervisión en equipo y comunicación entre sesiones entre el terapeuta y el paciente. Un acuerdo típico con adultos en DBT es de un año, y la estructura es diferente para adolescentes.

DBT en práctica: lo esencial

Pronto lanzaremos el curso dictado por la Dra. Stephanie Vaughn cubriendo los aspectos esenciales de la terapia DBT.

Este curso está acreditado por la American Psychological Association.