Funciones del coaching telefónico

Stephanie Vaughn, PsyD

Last updated: Febrero 25, 2019 at 16:50 pm

 

  • El terapeuta de DBT proporciona comunicación entre sesiones para:
    • Ayudar al paciente a poner en práctica habilidades en el momento.
    • Intervenir en una crisis o cuando el paciente está en riesgo.
    • Manejo de contingencias.
    • Fortalecer la relación con el terapeuta.El objetivo principal de la comunicación entre sesiones es formar al paciente para que se comunique antes de que estalle la crisis.El objetivo principal de la comunicación entre sesiones es formar al paciente para que se comunique antes de que estalle la crisis.
  • El objetivo principal de la comunicación entre sesiones es formar al paciente para que se comunique antes de que estalle la crisis.

 


El contacto entre sesiones no pretende ser un sustituto de la terapia. No es terapia por teléfono. Sin embargo, el hecho de que el paciente tenga acceso a su terapeuta individual de DBT entre sesiones puede ser extremadamente beneficioso por varios motivos. La comunicación entre sesiones tiene múltiples funciones.


Una de ellas es la generalización de habilidades. Aunque los pacientes aprenden las habilidades en grupo, aprender algo en un salón de clase y lograr la capacidad de aplicarlo en el momento son dos cosas diferentes. Por lo tanto, DBT asiste en esta curva de aprendizaje al brindarles a los pacientes la oportunidad de comunicarse con sus terapeutas de DBT, quienes conocen las habilidades, para preguntarles cómo pueden aplicar en este momento las que están aprendiendo en grupo.


El terapeuta de DBT siempre estará pensando qué habilidades de las que está aprendiendo en grupo podría usar el cliente en ese momento.
Entonces, aunque la situación puede ser una crisis en el momento y haya una tendencia a querer evaluar y realizar algunas intervenciones terapéuticas, siempre trataremos de pensar en cómo aplicar habilidades como mindfulness, aceptación radical, habilidades interpersonales y comunicación. ¿Cómo podría cada una de ellas o una de ellas aplicarse a la crisis del cliente por la que ha llamado?
Una pregunta que podría hacer sería: ¿Qué habilidades podrías usar? El terapeuta individual que realice el coaching telefónico podría preguntar a su paciente durante la llamada, ¿qué habilidades podrías usar tomando lo que me has contado hasta ahora? Tratamos de reemplazar la conducta disfuncional en la que el cliente ha incurrido una y otra vez con el uso de habilidades. En lugar de que vuelva al mismo problema que tenía, como la autoagresión o un trastorno alimenticio, o que se meta en problemas con alguien, podemos detectarlo antes de la conducta disfuncional y tratar de poner habilidades en práctica.


Otra función de la comunicación entre sesiones será validar la necesidad de contacto adicional por parte del paciente, para que pueda contactar a su terapeuta sin un motivo. Esto no significa que pueda enviar un mensaje de texto o llamar a cualquier hora del día en cualquier momento. Lo que significa es que no queremos tener que crear algo, una contingencia, que haga que tengan que tener una razón para llamarnos.
Para algunos pacientes, esto hará más probable que entren en crisis y que deban crear un problema que justifique la necesidad de comunicarse con el terapeuta para ser reforzado. Algunos de mis pacientes solicitan validación cuando llaman o envían mensajes de texto. Establecen por qué la necesitan. Con suerte, esto reducirá la sensación de alienación del paciente y despatologizará su necesidad de comunicación adicional.


La reparación de la relación es otra función de la comunicación entre sesiones. Los pacientes pueden tener preguntas sobre lo que ocurrió durante la sesión. A menudo son procesadores lentos. Y una pregunta, que quizás no tenían mientras estaban contigo, se les viene a la mente varias horas después o al reflexionar sobre algo que dijiste, y se preguntan si deben continuar con la terapia.
Si bien no queremos que ocurra con frecuencia cuando la búsqueda de reafirmación es una conducta problema en sí misma, en ocasiones esto empodera al paciente y ayuda a resolver malentendidos que hayan surgido en la sesión, reduciendo el riesgo de abandono en general.


Otra función de la comunicación entre sesiones es que el terapeuta puede tener la capacidad de intervenir en la conducta suicida. En lugar de esperar a que el paciente vaya al hospital, que llame al servicio de atención en crisis o que simplemente lo resuelva por sí mismo, el terapeuta puede ayudar a salvar la vida de la persona al hablarle por teléfono y brindarle seguridad, la posibilidad de usar algunas habilidades o alguna otra estrategia práctica orientada a soluciones.


Esto reduce potencialmente la necesidad de hospitalización y el riesgo de que se concrete la conducta suicida. También debemos considerar, si estamos interviniendo en una conducta suicida, encontrar el balance entre reducir el riesgo de suicidio y minimizar el refuerzo de la conducta suicida. Y a veces, puede tratarse de un equilibrio muy delicado.


Otra función de la comunicación entre sesiones que hemos hablado un poco es el coaching en crisis. Aunque el paciente no presente una conducta que atente contra su vida, puede sentir la necesidad de recibir ayuda con una crisis. Pero, una vez más, el paciente no tiene que ser suicida para llamar al terapeuta. Al hablar con un paciente que está en crisis, queremos asegurarnos de no insistir en que se resuelva el problema o la crisis. Le he dicho a los pacientes en varias ocasiones: “este problema es un asunto persistente y es poco probable que tú y yo lo solucionemos esta noche por teléfono o es poco probable que en los 10 minutos que conversaremos por teléfono arreglemos esto. ¿Estás de acuerdo?” Y en realidad nunca he tenido un paciente que diga “no, arreglemos esto” porque, en muchas ocasiones, estamos hablando de cosas como una relación con la madre, un cónyuge, un hijo, un vecino o empleador. Y esos son problemas persistentes generalizados que no se resolverán en una llamada telefónica breve. Por eso queremos evitar el impulso de querer resolver la crisis por completo.
Realmente, el objetivo es formar al paciente para que se ponga en contacto contigo antes de que estalle la crisis. Es muy difícil intervenir en una crisis cuando ya ha estallado por completo. Queremos lograr que llamen mucho antes. A veces, la crisis del paciente habrá estado en curso durante un par de días antes de que llame. Y si la crisis ha estallado y está en un estado emocional de angustia, quizás solloce. Puedes tener dificultades para entender lo que está diciendo. Es muy poco lo que se puede lograr por teléfono en ese momento. Si logramos que llamen antes, es mucho más fácil derretir una bola de nieve, por así decirlo, que acaba de ser formada con la mano, que derretir un muñeco de nieve completo. Y cuando los pacientes han permitido que la crisis vaya en aumento y hayan acumulado más emociones y más problemas, es como tratar de derretir un enorme glaciar. Eso podría ser demasiado abrumador para que el terapeuta y el paciente puedan abordarlo.


Finalmente, otra función de la comunicación entre sesiones es que podemos usarla para fines de manejo de contingencias. En otras palabras, podemos usarla como castigo, como reforzador. Podemos usar las interacciones por teléfono como reforzadores o castigos para lograr una meta. Yo he podido manejar las contingencias con un paciente con quien había tenido múltiples interacciones aversivas. Y esto es para ayudar a fortalecer la relación y para ayudar a reforzar más, creo que positivamente sería el término, no en el sentido conductal, sino las conductas que conduzcan a una relación positiva con el terapeuta. En lugar de solo llamar cuando están en crisis, cuando necesitan ayuda o cuando ocurre algo negativo, le pedí una proporción mayor de cosas positivas que negativas. Entonces, el paciente podía contactarme y contarme cómo utilizó las habilidades de manera efectiva o algo que salió bien en el día o un pensamiento positivo que pasó por su mente.
De esta manera, opongo resistencia a la tendencia de solo hablar con los pacientes cuando están en crisis. En segundo lugar, minimizo la posibilidad de que me condicione accidentalmente al ver que aparece el número de teléfono de este paciente en mi teléfono y que tenga una respuesta de aversión inmediata porque he tenido muchas interacciones desafortunadas o aversivas con él. No quiero que el condicionamiento sea tal que tema una llamada telefónica suya y esta es una manera de reducir la probabilidad de que eso suceda. Así, el paciente puede llamar, enviar un mensaje de texto o correo electrónico sobre situaciones positivas. Hablaremos más sobre otras formas de manejar la comunicaciones problemáticas por teléfono y por mensaje de texto en nuestra sección sobre establecer límites en la comunicación entre sesiones.


Puntos clave:
El terapeuta de DBT proporciona comunicación entre sesiones por varios motivos, entre ellos, para ayudar al paciente a poner en práctica habilidades en el momento, intervenir en una crisis o cuando el paciente está en riesgo, como manejo de contingencias o para fortalecer la relación con el terapeuta.
El objetivo principal de la comunicación entre sesiones es formar al paciente para que se comunique con el terapeuta antes de que estalle la crisis.

DBT en práctica: lo esencial

Pronto lanzaremos el curso dictado por la Dra. Stephanie Vaughn cubriendo los aspectos esenciales de la terapia DBT.

Este curso está acreditado por la American Psychological Association.