ES-logo-color

Historia de la Terapia Dialéctica Comportamental (DBT): una breve introducción

Stephanie Vaughn, PsyD

Last updated: January 24, 2019 at 17:59 pm

 

  • Fue desarrollada en la década del 70
  • Linehan tenía experiencia personal
  • Primer psicoterapia en incorporar Mindfulness formalmente 
  • No solo para TLP o poblaciones graves
  • Combina estrategias de TCC y el Humanismo
  • Equilibra la TCC y el Humanismo con la Dialéctica
  • Influencia zen

 

 

 

Mi nombre es Stephanie Vaughn y soy psicóloga clínica en Nashville, Tennessee. Soy terapeuta de terapia dialéctica comportamental, certificada por la Linehan Board y tengo un consultorio privado en Nashville en el cual utilizamos DBT tan rigurosamente como sea posible en adolescentes, adultos y familias, además de otras terapias cognitivo-conductuales. Fundé y continúo dirigiendo el equipo de supervisión en terapia dialéctica comportamental de la Universidad de Vanderbilt y me desempeño como asesora en una variedad de hospitales y escuelas. Soy Profesora Afiliada de Vanderbilt Psychiatry y Profesora Asociada del Programa de Asesoramiento Vanderbilt.

DBT fue fundada originalmente a finales de la década de 1970 por Marsha Linehan, que investigaba el suicidio en aquel tiempo. Ella en realidad no sabía nada sobre el trastorno límite de la personalidad, pero lo conoció más tarde. DBT es conocida por tratar el trastorno límite de la personalidad. Linehan descubrió que había base para el uso de la terapia dialéctica comportamental con el trastorno límite de la personalidad, pero hoy en día es casi un error sugerir que DBT solo se utiliza para tratar el trastorno límite de la personalidad.

 


De hecho, ha sido validada empíricamente para una variedad de diferentes poblaciones y problemas, incluyendo trastornos por abuso de sustancias, intentos de suicidio, TEPT, auto-agresiones, síntomas de depresión y ansiedad, trastornos alimenticios, que incluyen atracones y tendencias bulímicas. Hay menos evidencia para la anorexia.

 


Se ha demostrado repetidamente en diferentes estudios de DBT que la frecuencia y la duración de la hospitalización disminuyen. Y también ha sido demostrado no solo con adultos sino también con adolescentes. Las mujeres son el género primario en el cual se ha apoyado DBT, pero también ha habido alguna evidencia de que es útil con ambos sexos. Y por lo tanto, ya no se asocia solo con el trastorno límite de la personalidad en las mujeres.

 


En los años 70, cuando Linehan comenzó a trabajar con personas suicidas, contaba cómo era más fácil obtener apoyo financiero porque era la única que estaba realizando ensayos controlados aleatorios con personas suicidas. Su equipo de investigación llamaba a los hospitales del área y les pedía que le enviaran a las poblaciones con mayor riesgo de suicidio y auto-agresión, y lo hacían. Y ella intentaría, como ella dice, curarlos con terapia conductual. Pero lo que descubrió fue que no solo no era suficiente, pero a menudo era extremadamente aversivo para el paciente y abandonaban el tratamiento y se enojaban. En los años 70 y 80, el conductismo era popular pero también los enfoques humanistas dominaban en ese momento. Y entonces pensó que quizás había algo en este enfoque humanista. El conductismo tiene la reputación de ser bastante estéril, cortante y seco. Estaba dispuesta a dar un paso atrás y considerar que este otro enfoque, el humanismo, sería una postura más apropiada. Y entonces lo intentó. Y eso tampoco salió bien. Si consideramos el humanismo o los enfoques humanistas como si estuvieran un extremo de un continuo y consideramos que el conductismo está en el otro extremo, veremos que son bastante opuestos. Y así pasó de un tratamiento a otro casi como pasar de blanco a negro, de un extremo a otro y descubrió que ninguno de los dos era efectivo.

 


En realidad Linehan quería ayudar a esta población. Ella tuvo sus propias luchas con la enfermedad mental. Salió en el New York Times en los últimos años y reconoció que tenía una enfermedad mental grave cuando era adolescente. Y también ha tenido un interés personal en ayudar a todos los pacientes que ha visto. Por eso, se ha dedicado, como ella diría, a sacarlos del infierno. Sintió que la población con la que estaba trabajando estaba en el infierno y quería poder sacarlos de ahí a toda costa. Ella no estaba particularmente atada a un modelo de psicoterapia.

 


Cuando ella aplicaba el conductismo, los pacientes respondían sintiéndose como si el terapeuta estuviera diciendo que ellos eran el problema. El conductismo es el modelo de cambio. Cuando ella daba su opinión sobre las formas en que podrían cambiar y mejorar sus síntomas, los pacientes sentían que ella estaba diciendo que todo era culpa de ellos. Entonces la respuesta era: ¿Qué estás diciendo? ¿Esto es culpa mía? ¿Qué hay de mi jefe? ¿Qué hay de mis hijos? ¿Qué hay de mi cónyuge? ¿Qué pasa con el medio ambiente en el que vivo que hace que para mí sea extremadamente difícil mejorar?

 


Y al tratar de descubrir qué funcionaba, hizo que su equipo de investigación observara a través de un espejo transparente para que vieran a Linehan y el paciente mientras ellos no podían verlos. Debían tomar notas. Linehan solo intentaría hacer lo que funcionaría. Entonces ella haría un poco de esto y un poco de aquello y el equipo tomaría notas. Y lo que encontraron fue que, con ciertas cosas que ella decía o hacía, el paciente se enojaba y luego con otras cosas parecía estar más regulado. Lo que encontraron no fue una tercera teoría. No fue algo totalmente diferente. Era más un movimiento o una mezcla de los dos. Entonces, en lugar de aplicar solo el conductismo o en lugar de aplicar solo el humanismo, se movían entre los dos. Pero el eje entre los dos, lo que ayudó a equilibrar esas dos teorías aparentemente opuestas fue la dialéctica.

 


Los orígenes de la teoría implicaban una postura no peyorativa. En lugar de pintar al paciente como el problema o llamarlo manipulador, que es un término peyorativo típico que se usa para las personas con trastorno límite de la personalidad, el enfoque que se utilizó fue de equidad entre terapeuta y paciente. Su balance entre TCC y Humanismo también fue influenciado por su capacitación Zen. En realidad, DBT casi fue llamada terapia conductual Zen. Linehan es ahora una maestra Zen. Y cuando estaba capacitándose en ese entonces, descubrió que muchos de los principios que estaba aprendiendo en el Zen y en su meditación eran aplicables a su población, siendo Mindfulness uno de ellos.

 


Los puntos clave son los siguientes: DBT se desarrolló en la década de 1970. Linehan tenía experiencia personal. DBT fue la primer psicoterapia en incorporar Mindfulness formalmente. DBT no es solo para trastorno límite de la personalidad o para poblaciones graves. DBT combina estrategias de terapia cognitivo-conductual y humanismo. DBT equilibra la TCC y el humanismo con la dialéctica. Hay una fuerte influencia zen en DBT.

 

 

DBT en práctica: lo esencial

Pronto lanzaremos el curso dictado por la Dra. Stephanie Vaughn cubriendo los aspectos esenciales de la terapia DBT.

Este curso está acreditado por la American Psychological Association.