Los roles del terapeuta individual en DBT

Stephanie Vaughn, PsyD

Last updated: Febrero 1, 2019 at 0:10 am
 

  • Uno de los objetivos principales de los terapeutas individuales en DBT es ayudar a motivar a los clientes.
  • La relación entre el terapeuta y el cliente en DBT se considera una “relación real entre iguales”, supone sinceramiento mutuo y es colaborativa.

 


Los roles y actividades de un terapeuta de DBT son muchos. Los terapeutas individuales de DBT deben estar bien formados en la teoría y las prácticas de DBT. Tienen una variedad de roles, incluyendo ser un navegante del proceso de DBT. DBT puede experimentarse como algo extraño incluso para aquellos que han hecho terapia durante varios años y hay muchas facetas de DBT que son nuevas. Ser un navegante al principio y durante todo el proceso, para que el paciente no sienta que lo arrojan a las profundidades de lo desconocido, puede marcar la diferencia entre un paciente que permanece en terapia y uno que la abandona.


El terapeuta individual de DBT también debe ser un animador motivador. Entonces, motivar al cliente para el cambio es importante. Parte de nuestro rol como terapeutas individuales en DBT es animar y recordar al paciente que tiene acceso a habilidades y recursos y, básicamente, que puede hacerlo. Por supuesto, queremos equilibrar eso con la validación de que la situación del paciente es, de hecho, una situación terrible o insoportable, como la está experimentando actualmente. Entonces, un rol importante del terapeuta de DBT es mantenerse dialéctico. Hacemos ambas cosas, queremos ser a la vez centrados y flexibles. Queremos apoyar y, a la vez, exigir. Y queremos enfocarnos en aceptar al paciente tal cual es (aceptación), y al mismo tiempo estar orientados al cambio y motivarlos para el cambio.


Entonces, somos colaboradores con el paciente en el proceso de cambio. El terapeuta de DBT cree profundamente en la autonomía del cliente, que el cliente es su propia entidad individual separada con su propia mente sabia y tiene el derecho innato de tomar sus propias decisiones en el mundo. Como colaborador, la teoría de DBT establece que la relación entre el terapeuta y el paciente es una relación real entre iguales, no una relación falsa en un universo alternativo. Es una relación real. Ambas partes reciben información sobre la otra. Se ven en un entorno real, en un sofá, en un par de sillas donde desarrollan una relación real y DBT reconoce que esta es la realidad. El terapeuta quizás se sincera más en DBT que en otras terapias. Y parte de la orientación para los clientes que han estado en otros tipos de terapia implica asegurarse de que sepan que el terapeuta de DBT revela información personal como parte de esa relación real y, en parte, a veces como una estrategia de manejo de contingencias.


El terapeuta individual de DBT también es un maestro. Por lo tanto, debe estar bien formado en las habilidades que enseña y practicarlas continuamente por sí mismo. Debe estar bien preparado ??en los principios conductuales y poder utilizar el lenguaje conductual. Queremos tratar de enseñar al paciente a ser, en última instancia, su propio terapeuta, utilizando ellos mismos las mismas habilidades que aprendimos en nuestra formación para cambiar su entorno cuando sea posible y aceptarlo radicalmente cuando no lo sea. Así que la teoría cognitiva también es extremadamente importante en DBT y queremos enseñar todos esos principios cognitivos a nuestros pacientes. Entonces, el terapeuta de DBT también debe basarse en la teoría cognitiva y en cualquier otro método de cambio porque, en última instancia, como hemos mencionado antes, DBT es un modelo de cambio y ese cambio es lo que más ayudará a los pacientes a crear una vida que vale la pena vivir. Estamos enseñando la práctica de mindfulness. Por lo tanto, el terapeuta de DBT necesita poner en práctica sus propias estrategias de mindfulness y estar bien preparado en los principios de mindfulness y cómo aplicarlo en cada momento, de modo que tenga un repertorio de actividades de mindfulness a las que pueda recurrir.


El terapeuta individual es el malabarista de todos los problemas que el paciente trae a la sesión. Necesitan saber aplicar la jerarquía de metas que discutiremos en otro módulo. Y deben poder priorizar el tiempo de la sesión utilizando el registro diario para determinar qué temas abordar primero, por cuánto tiempo y con qué intensidad y todo en una sesión de 45 o 60 minutos cubriendo todos los asuntos importantes y esenciales, particularmente aquellos que involucran un conducta que atenta contra la vida, incluso cuando el paciente insiste en que otros temas tienen prioridad. Entonces el terapeuta de DBT es el malabarista de todos los problemas dentro de una sesión.


También es el validador. Necesita poder volver a la validación cuando las estrategias de cambio se vuelven demasiado aversivas. El terapeuta individual de DBT debe ser capaz de moverse rápidamente de las estrategias de cambio a las estrategias de validación-aceptación, a veces en un instante. Puede pasar del cambio a la aceptación de una sesión a otra, pero debe ser capaz de tener esa flexibilidad para responder. Entonces, es importante comprender los seis niveles de validación y tener esa categoría en mente “¿en qué nivel estoy validando en este momento?” y reconocer si la validación va a ser útil a largo plazo, de un momento a otro. Hablaremos más sobre las estrategias de validación en otra presentación.


El terapeuta de DBT debe tener presente las teorías generales de DBT y dejar que estas tengan influencia en sus intervenciones. En toda sesión, en todo momento, puede haber una variedad de caminos, a menudo múltiples, para tomar decisiones sobre cómo responder ante el paciente. Pero todos deben hacer referencia a algún tipo de idea o principio de DBT. En DBT tratamos de seguir el espíritu de la ley en lugar de la letra de la ley en todo momento. Y aquí hay una dialéctica, por supuesto, queremos seguir la letra de la ley en DBT y, al mismo tiempo, no “pero”, al mismo tiempo cuando la letra de la ley no encaja, tenemos que ser capaces de ir al espíritu de la ley y tomar decisiones críticas basadas en la teoría, lo que tiene sentido y la mente sabia.


Uno de los objetivos principales de los terapeutas individuales en DBT es ayudar a motivar a los clientes. La relación entre el terapeuta y el cliente en DBT se considera una “relación real entre iguales”, supone sinceramiento mutuo y es colaborativa.

DBT en práctica: lo esencial

Pronto lanzaremos el curso dictado por la Dra. Stephanie Vaughn cubriendo los aspectos esenciales de la terapia DBT.

Este curso está acreditado por la American Psychological Association.