ES-logo-color

Metas y objetivos de DBT

Stephanie Vaughn, PsyD

Last updated: September 12, 2018 at 1:11 am

 

  • El principal objetivo de DBT es ayudar a los pacientes a crear una “vida que vale la pena vivir”
  • En la Fase I, el terapeuta individual de DBT tiene tres metas: Eliminar la conducta que atenta contra la vida, reducir la conducta que interfiere con la terapia y reducir la conducta que interfiere con la calidad de vida
  • La conducta que atenta contra la vida incluye pensamientos, impulsos e intentos suicidas, como también auto-agresiones.
  • Una conducta atenta contra la vida si amenaza de forma inminente la vida del paciente
  • La conducta que interfiere con la terapia es todo aquello que se interpone en el camino del paciente para hacer terapia o que hace que sea más probable que el tratamiento finalice antes de completarse
  • Ejemplos de conductas que interfieren con la terapia incluyen: faltar a sesiones, no completar la tarea, llamar al terapeuta con demasiada frecuencia y llegar tarde a la sesión.
  • Las conductas que interfieren con la calidad de vida son todo aquello que interfiera con que el paciente pueda crear una “vida que vale la pena vivir”
  • Ejemplos de conductas que interfieren con la calidad de vida incluyen el abuso de sustancias, el comportamiento sexual impulsivo, gastar impulsivamente y los trastornos alimenticios.

 


Las metas y objetivos de DBT difieren en cada fase del tratamiento, pero el objetivo principal de DBT es ayudar al paciente a crear su vida que vale la pena vivir. Esto concuerda con la idea de que la vida de los pacientes es insoportable como la están viviendo actualmente. Y el trabajo del terapeuta es ayudarlos a desarrollar su vida que vale la pena vivir en lugar de ponerle fin a su vida o simplemente soportar su existencia Como dice Linehan, el trabajo del terapeuta es ayudar al paciente a encontrar una salida del infierno. A menudo describe la experiencia de los pacientes que ingresan por primera vez en DBT como estar en el infierno y tener solo una escalera de metal que pueden extender para salir del infierno y el terapeuta está ahí para ayudar al paciente a subir la escalera caliente y salir del infierno en el que viven. El problema de ayudar a alguien a salir de un lugar caliente usando una escalera de metal es obvio. A medida que el paciente comienza a escalar usando sus habilidades, no es raro que vuelva a caer debido al dolor que conlleva el uso de las habilidades.

 


Además, al principio, evaluar “¿Qué es para el paciente una vida que vale la pena vivir?” en sí misma, esa exploración puede ser desreguladora. Al comienzo del tratamiento, los pacientes solo pueden enumerar una o dos cosas que les gustaría tener presentes en una vida en la que podrían verse viviendo, por ejemplo, una casa propia, un trabajo o un pequeño gato blanco. En la fase I, que es la fase de DBT que es de la que más de habla y se estudia, estamos buscando eliminar la conducta que atenta contra la vida, reducir y potencialmente eliminar la conducta que interfiere con la terapia y reducir lo que se conoce como conducta que interfiere con la calidad de vida. Entonces, una conducta que atenta contra la vida podrían ser intentos de suicidio, pensamientos e impulsos suicidas y cualquier tipo de comportamiento que esté absolutamente asociado con el suicidio, cualquier cosa que haga más probable que el paciente corra el riesgo de morir o de sufrir un daño considerable.

 


Es importante diferenciar entre la conducta que atenta contra la vida y la conducta que interfiere con la calidad de vida. Y, a veces, eso puede ser difícil de determinar para los terapeutas. Las conductas que interfieren con la calidad de vida serían cosas como el abuso de sustancias, la conducta sexual impulsiva, gastar impulsivamente, no tener trabajo, no tener una vivienda y otras conductas muy difíciles pero que no ponen en peligro la vida, como los trastornos alimenticios. No es raro que un terapeuta nuevo de DBT etiquete accidentalmente una conducta que interfiere con la calidad de vida como una que amenaza la vida. La clave para determinar constituye una conducta que atenta contra la vida es formular la pregunta “¿Es la conducta del paciente un riesgo inminente para su vida?” Entonces, en el caso del abuso de sustancias o trastornos alimenticios, podríamos considerar que atentan contra la vida si, de hecho, fueran una amenaza para la vida hoy. Entonces, por ejemplo, fumar o consumir drogas no se consideraría como conductas que atentan contra la vida de forma inminente, aunque potencialmente pone en riesgo la vida del paciente a largo plazo. Por lo tanto, queremos eliminar las conductas que atentan contra la vida. La auto-agresión también se incluye en esta categoría debido al riesgo de que el paciente se lastime accidentalmente hasta el punto de que su vida esté en riesgo. Además, la correlación entre la auto-agresión y el suicidio consumado es significativa.

 


Entonces, más allá de la conducta que atenta contra la vida, queremos reducir las conductas que interfieren con la terapia. Y hay una variedad de conductas que interfieren con la terapia en los que podemos trabajar. Algunas son conductas que literalmente interfieren con el proceso de la terapia, por ejemplo, faltar a sesiones de terapia o llegar tarde a las sesiones de terapia. Estas estarían interfiriendo literalmente con hacer terapia. Queremos también trabajar en conductas que aumenten el riesgo de que el paciente abandone o se lo saque de la terapia. Y eso puede ser llegar tarde. También pueden ser cosas que literalmente interfieren con la terapia como llegar tarde, pero también pueden incluir estilos interpersonales del paciente que interfieren con la disposición del terapeuta para tratarlo. También pueden ser conductas tales como no llevar la tarea o no seguir otras recomendaciones del tratamiento que el terapeuta considere extremadamente importantes o que terminen siendo extremadamente importantes. Las conductas que interfieren con la terapia también incluirían cualquier problema en la comunicación entre sesiones, como un paciente que llama con demasiada frecuencia o que empuja o desafía los límites del terapeuta.

 


Nuestro tercer conjunto de conductas es las conductas que interfieren con la calidad de vida que se mencionaron anteriormente. Y no buscamos eliminar por completo las conductas que interfieren con la calidad de vida, sino que buscamos reducirlas. En la fase I, también estamos buscando aumentar las habilidades. Así que no solo estamos tratando de reducir las algunas cosas, sino que también estamos tratando de aumentar otras cosas. En grupo, el paciente tiene una experiencia psico-educativa y obtiene habilidades. De modo que aprenderá de auto-validación, cómo comunicarse de manera efectiva, cómo puede regular sus emociones y cómo puede tolerar el malestar. Además, aprenderá la práctica formal del mindfulness. Por lo tanto, las habilidades que aprende en el grupo son reforzadas por el terapeuta individual tanto en sesiones individuales como en la comunicación entre sesiones.

 


Otro de los objetivos de DBT es mantener al paciente en el ambiente en el que se encuentra, en lugar de crear un ambiente artificial. Enviar a un paciente a un centro residencial u hospitalizarlo sería un ejemplo de un ambiente que no es natural. Por lo tanto, queremos intentar ayudarlo a utilizar estas habilidades en el ambiente en el que se encuentra, en lugar de retirarlo y ponerlo en un ambiente estructurado que no existe en el mundo exterior. Dicho esto, tampoco es raro que los pacientes de DBT vayan al hospital. Es importante reconocer que no siempre es una recomendación cuando un paciente tiene tendencias suicidas.

 


Otro objetivo de DBT es ayudar al paciente a mantenerse motivado. Por lo tanto, es rol del terapeuta individual, particularmente al principio y en varios períodos durante el tratamiento, ayudar a motivar al paciente y animarlo a permanecer con las habilidades y seguir adelante. Así que, de nuevo, si volvemos a la analogía de la escalera, el terapeuta va a convencer, animar y recordarle al paciente por qué es tan importante, a pesar de lo difícil que es, salir del infierno con una escalera de metal caliente, lo importante que es seguir adelante porque la única alternativa es seguir viviendo en el ambiente insoportable en el que se encuentra.

 


Puntos clave. Los puntos clave del video 7 incluyen: El principal objetivo de DBT es ayudar a los pacientes a crear una “vida que vale la pena vivir”. En la Fase I, el terapeuta individual de DBT tiene tres metas: Eliminar la conducta que atenta contra la vida, reducir la conducta que interfiere con la terapia y reducir la conducta que interfiere con la calidad de vida. La conducta que atenta contra la vida incluye pensamientos, impulsos e intentos suicidas, como también auto-agresiones. Una conducta atenta contra la vida si amenaza de forma inminente la vida del paciente. La conducta que interfiere con la terapia es todo aquello que se interpone en el camino del paciente para hacer terapia o que hace que sea más probable que el tratamiento finalice antes de completarse. Algunos ejemplos de conductas que interfieren con la terapia incluyen: faltar a sesiones, no completar la tarea, llamar al terapeuta con demasiada frecuencia y llegar tarde a la sesión. Las conductas que interfieren con la calidad de vida son todo aquello que interfiera con que el paciente pueda crear una “vida que vale la pena vivir”. Ejemplos de conductas que interfieren con la calidad de vida incluyen el abuso de sustancias, el comportamiento sexual impulsivo, gastar impulsivamente y los trastornos alimenticios.

DBT en práctica: lo esencial

Pronto lanzaremos el curso dictado por la Dra. Stephanie Vaughn cubriendo los aspectos esenciales de la terapia DBT.

Este curso está acreditado por la American Psychological Association.